Piomiositis tropical secundaria por trauma.

Tropical secondary pyomyositis by trauma.

Contenido principal del artículo

Liliam Lara Macías
Andrés Villa García
Camilo García Prada
Jamith Maestre Garzon

Resumen

Introducción: la piomiositis (PMS) es una infección bacteriana de curso subagudo que afecta al músculo estriado con formación de abscesos generalmente localizados, pero que pueden difundirse de forma rápida con consecuencias fatales. Caso clínico: paciente de 13 años de edad con antecedentes de trauma contundente en muslo derecho que en nueve días evolucionó a septicemia con compromiso multisistémico por Staphylococcus aureus, tal como lo confirmó el hemocultivo y cultivo local. Conclusión: la PMS es una entidad muy poco frecuente. Debido a la presentación clínica inicial, el diagnóstico se vuelve un gran reto, sin embargo, a medida que transcurre el evento, va progresando por distintas fases hasta que el diagnóstico se hace evidente, permitiendo tratamientos más específicos y agresivos.

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Detalles del artículo

Biografía del autor/a (VER)

Liliam Lara Macías, Universidad de Magdalena

Médico. Especialista en Pediatría. Docente. Facultad de Medicina. Universidad de Magdalena. Santa Marta. Colombia.

Andrés Villa García, Universidad del Magdalena

Estudiante de Medicina. Facultad de Medicina. Universidad del Magdalena. Santa Marta. Colombia.

Camilo García Prada, Universidad de Cartagena

Médico. Estudiante de Postgrado. Medicina Interna. Facultad de Medicina. Universidad de Cartagena. Colombia

Jamith Maestre Garzon, Universidad del Magdalena

Estudiante de Medicina. Facultad de Medicina. Universidad del Magdalena. Santa Marta. Colombia.

Palabras clave:

Referencias (VER)

1. Blog H, Connor C, Newman W, Kenney M. Prolonged Staphylococcemia. New England Journal of Medicine. 1955; 252(5): 185-87.

2. Mantilla J, Vásquez A, Díaz J. Manifestaciones cutáneas de la sepsis fulminante por Staphylococcus aureus. Un estudio de autopsias. Rev Asoc Col Dermatol. 2009; 17(1): 25-33.

3. Barea-Mendoza J, Cortés-Puch I, Chico-Fernández M. Conflictos de interés en la nueva definición de consenso para la sepsis y shock séptico (sepsis-3). Medicina Intensiva. 2016; 5(1): 12-7.

4. Moralejo-Alonso L Alonso-Claudio G. Piomiositis. Medicina clínica. 2005; 125(17): 666-70.

5. Acosta-Sánchez H. Piomiositis tropical: caso clínico y revisión de la literatura. Enf. Inf. Microbiol. 2007; 27(2): 60-4.

6. Cavagnaro F, Rodríguez J, Arancibia M, Walker B, Espinoza A. Piomiositis en niños. Reporte de dos casos. Rev Chilena Infectol. 2013; 30(1): 81-5.

7. Moriarty P, Leung C, Walsh M, Nourse C. Increasing pyomyositis presentations among children in Queensland, Australia. The Pediatric Infectious Disease Journal. 2015; 34(1): 1-4.

8. D’Antonio F, Arias AP, De-la-Paz-Jaureguizar Am. Castagnotto I, Gómeza L, Yamila-Sapiaa E, Dastuguea M. Piomiositis bilateral de muslo por Staphylococcus aureus meticilino resistente proveniente de la comunidad. Arch Argent Pediat. 2014; 112(6): 273-76.

9. Diamandakis V. Bad consequences of bicycle accidents. Pediatr Infect Dis J 1994; 13: 422-425.

10. Chiedozi LC. Pyomyositis. Review of 205 cases in 112 patients. Am J Surg, 1979; 137: 255-9.

11. Uribe-Flores JD, Hernández-Jacome M.Tropical pyomyositis. A report of 188 cases. Gac Med Mex. 2004; 140: 607-10.

12. J Bickels MD et al. Primary Pyomyositis. J Bone Joint Surg. 2002; 84: 2277-86.

13. Baddour L, Keerasuntonpong A. Pyomyositis. En: Up to date 19.3, Sexton D (Ed.), Waltham, MA, 2011.

Contadores