Hacia una teorización del carnaval performance: el carnaval de Blancos y Negros de Nariño

Julio César Goyes Narváez

DOI: https://doi.org/10.32997/2027-0585-vol.0-num.3-2009-1606

Resumen

Este ensayo propone, en primer lugar, una programática plataforma conceptual que intente acercar el carnaval al performance como línea de estudio interdisciplinaria. El performance se entiende como competencia y habilidad y, más allá del saber-hacer y el saber-decir, como un saber-estar en el tiempo y en el espacio, donde el cuerpo y la razón son envueltos y gozados: por ello los espectadores dejan de estar frente a, para situarse en o dentro de. En segundo término, propone resitúar el carnaval como una de las manifestaciones populares más visibles, intercultural y multiexpresiva, que es preciso, desde la academia y la investigación social y humana, activar como campo de estudio, redefiniendo su estética y su sentido frente a los cánones Abstract This essay proposes, in the first place, a programmatic conceptual platform that tries to approach the carnival the performance as interdisciplinary line of study; the performance is understood like competition and ability and, beyond know-doing and know-saying, like knowbeing in the time and the space, where the body and the reason are surrounded and enjoyed, for that reason the spectators they let be as opposed to, to locate itself in or within; and in second term, to resotúar the carnival like one of popular but visible the manifestations, intercultural and multiexpressive, that are precise from the academy and the social and human investigation, to activate as field of study, redefining its aesthetic and its sense as opposed to the western 62 VISITAS AL PATIO No. 3 - 2009 El carnaval no es como la vida, es la vida: muere y resurge como la luna en gritos de silencios, máscaras de carnaval. Una pintica Establezcamos las coordenadas, el referente de este texto es el carnaval y uno en particular, el de Blancos y Negros, de Nariño, Colombia. Se advertirá de inmediato que estoy pulsando desde la región y no desde lo local. Es decir, no es únicamente en la ciudad de Pasto, capital de departamento, donde se celebra el Carnaval de Blancos y de Negros, sino en varias ciudades y/o poblaciones nariñenses. Esta aclaración es pertinente para mis estudios sobre las imágenes del carnaval por cuanto alimenta varias miradas, estableciendo contrastes, diferencias y semejanzas entre los distintos carnavales que acontecen en las mismas fechas en la región del sur. Tal vez deba agregar otra coordenada, que tiene que ver con el estilo, tendencia o modelo, para hablar desde la tensión entre modernidad y posmodernidad. Entre un carnaval y otro crece cada día una rejilla mediática, política y económica difícil de salvar, pues si son experiencias culturales diferentes, ¿por qué unas se vuelven excluyentes y se legitiman como únicas? Prueba de ello es la forma como los noticieros de televisión y los periódicos vuelven noticia y documentalizan “los carnavales de Pasto”, instalándose en lo local y olvidando el territorio festivo regional que es diverso y por ello imagen compleja de nación. Hay sin duda intervención política y comercial, como políticos son los carnavales (qué duda cabe), pero una cosa son los intereses del gobierno que interceden como parte de su programa político de partido, y al interceder se sostiene en el poder, y otra muy diferente la sorna carnavalesca tan crítica como efímera, pues su poder es entrópico y no molar. ¿Qué pasa cuando las administraciones municipales y gubernamentales participan de manera directa o sesgada en la organización y gestión del carnaval, decidiendo en más de un aspecto sobre su forma y contenido? Sin duda, tema de otro estudio. occidentales del arte y la cultura, validando así su aporte a la dimensión simbólica de la historia nacional.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.