“Mompox. El Síndico Procurador, Francisco de la Bárcena Posada, pide sanción para los desmanes de los bogas, que hacen el tráfico fluvial del Magdalena, de Honda a la nominada villa, tocando en Zaragoza, Cáceres y otros puertos. Años de 1805”

Contenido principal del artículo

Muriel Vanegas Beltrán
Adineth Vargas Hernández

Resumen

Los bogas eran una grupo de trabajadores ligados a la historia del río Magdalena y sus afluentes. Este río era la arteria fluvial que vinculaba al mundo andino con los puertos del Caribe neogranadino y colombiano, y al mundo exterior con los mercados andinos. Objeto de la literatura,[1] de cuadros de costumbres,[2] de crónicas de  viajeros  nacionales y extranjeros,[3] de noticias de periódicos y de informes oficiales, tanto del período colonial como del siglo XIX, durante varios siglos el boga fue ese otro, el sujeto-objeto de las primeras relaciones que entablaron funcionarios, intelectuales y  miembros de  las elites con el mundo y las sociedades fluviales de los ríos y caños que comunicaban al interior andino  con los  puertos del Caribe neogranadino y a los extranjeros que se  movilizaban por esos ríos con destino al interior del país. Y exceptuando a uno que otro viajero (por ejemplo el socialista  utópico francés Elysee Reclus) las imágenes que se construyeron sobre sus labores y sus comportamientos para nada favorecen a los bogas, a tal punto, que, hasta hace pocos años, en Barranquilla,  principal puerto fluvial sobre el río Magdalena y epicentro de la  navegación  fluvial (tanto impelida  por fuerza humana como por máquinas de vapor), era  usual que para calificar a una persona por sus malos hábitos (vocabulario, además, formas en la mesa, etc.) se le dijera, “pareces un boga”.[4] El término fue cayendo en desuso, hasta el punto que el padre Pedro María Revollo no lo incluyó en su diccionario de Costeñismos Colombianos, publicado  en 1940.

[1] David Peñas Galindo (prólogo y compilación), Candelario Obeso… popular y desconocido. Cantos populares de mi tierra, Mompox, Eds. Pluma de Mompox, 2007, pp. 33-35, 45-51.

[2] Manuel María Madiedo, “El boga del Magdalena”, en Museo de cuadros de costumbres: variedades y viajes, tomo I, Bogotá, Banco Popular, 1973, pp. 13-21.

[3] Ver la compilación  de  viajeros que transitaron por el  río Magdalena realizada  por Aníbal Noguera, (ed.), Crónica grande del río de la Magdalena, 2 tomos, Bogotá, Fondo Cultural Cafetero, 1975.

[4] “Boga. Lo aplicamos con frecuencia para tachar a una persona grosera y mal educada…”, Adolfo Sundheim, Vocabulario costeño. O lexicografía de la región septentrional de la República de Colombia, Barranquilla, Gobernación del Atlántico, 1994, p. 102.

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Detalles del artículo

Biografía del autor/a (VER)

Muriel Vanegas Beltrán, Universidad de Cartagena-Colombia

Doctora en Ciencias de la Educación. Investigadora, Instituto Internacional de Estudios del Caribe. Profesora asociada Universidad de Cartagena.

Adineth Vargas Hernández, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia

Historiadora. Maestría en Patrimonio Cultural UPTC. 

Referencias (VER)

1. Madiedo, Manuel María, “El boga del Magdalena”, en Museo de cuadros de costumbres: variedades y viajes, tomo I, Bogotá, Banco Popular, 1973, pp. 13-21.

2. Martínez, Felipe, “Tránsitos por el río Magdalena: el boga, el blanco y las contradicciones del liberalismo colombiano de mediados del siglo XIX”, Estudios de Literatura Colombiana, 29, (2011): 17-41.

3. Nieto, María Camila y Riaño, María, Esclavos, negros libres y bogas en la literatura del siglo XIX, Bogotá, Universidad de Los Andes, 2011.

4. Noguera Aníbal, (ed.), Crónica grande del río de la Magdalena, 2 tomos, Bogotá, Fondo Cultural Cafetero, 1975.

5. Ochoa, Ana María, “El mundo sonoro de los bogas del Magdalena”. Revista Número 28, (2008): 1-15.

6.

7. Palacios, George, “El motivo de los ‘bogas’ en la imaginación literaria de Jorge Isaacs y Candelario Obeso”. Escritos, 18, 40, (2010): 156-184.

8. Peñas Galindo,, David, Los bogas de Mompox: historia del zambaje, Bogotá, Tercer Mundo Eds., 1988.

9. Peñas Galindo, David (prólogo y compilación), Candelario Obeso… popular y desconocido. Cantos populares de mi tierra, Mompox, Eds. Pluma de Mompox, 2007.

10. Posada,, Eduardo, “Bongos, champanes y vapores en la navegación fluvial colombiana en el siglo XIX”, en Boletín Cultural y Bibliográfico, 21, 1989, 3-13.

11. Rey Sinning, Edgar, El hombre y su rio, Santa Marta, Imp. Gutemberg, 1995.

12. Solano, Sergio Paolo, Puertos, sociedad y conflictos en el Caribe colombiano, 1850-1930, Cartagena, Ministerio de Cultura/Observatorio del Caribe Colombiano, 2003.

13. Solano, Sergio Paolo, “Trabajo, formas de organización laboral y resistencia de los trabajadores de los puertos del Caribe colombiano, 1850-1930”. Revista Europea de Estudios Latinoamericanos y del Caribe/European Review of Latin American and Caribbean Studies, 88, (2010): 39-60.

14. Sundheim, Adolfo, Vocabulario costeño. O lexicografía de la región septentrional de la República de Colombia, Barranquilla, Gobernación del Atlántico, 1994.

15. Ybot Leon, Antonio, La arteria histórica del Nuevo Reino de Granada (Cartagena-Santa Fe 1538-1798), Bogotá, Editorial ABC, 1952.