¡VENIMOS POR LAS VÍRGENES! CERRO MATOSO Y EL DIABLO EN URÉ

¡VENIMOS POR LAS VÍRGENES! CERRO MATOSO Y EL DIABLO EN URÉ1


DOI: https://doi.org/10.32997/2346-2884-vol.0-num.18-2018-2178

Manuel A. Zúñiga

Resumen

En 2008, el antiguo Palenque de San José de Uré afirmó, por medio de un referéndum, su deseo y voluntad ante el contencioso, de pasar a ser el municipio número 29 del departamento de Córdoba en la región Caribe colombiana, lo cual implicó la re delimitación del territorio. Con esto, Uré recibiría millonarios recursos de regalías por la explotación del ferroníquel que adelanta la multinacional BHP BILLITON, dueño de la mina de Cerromatoso, En medio de las tensiones derivadas del proceso de reordenamiento territorial, de la reconfiguración política y del temor fundado por el accionar violento de grupos al margen de la ley, tuvo lugar el Laboratorio de Mediación Creación URÉDOS_ relacional promovido por el Ministerio de Cultura. De ese modo se relatará cómo la comunidad uresana encontró a través de la movilidad del cuerpo, una mediación cultural como una forma de empoderamiento pacifista de resistir a las tensiones, en medio de expresiones de violencia, de desigualdades sociales y económicas de entonces

Palabras clave: Exordio; Empoderamiento pacifista; Mediación; Paz imperfecta.

!WE COME FOR THE VIRGINS! CERROMATOSO AND THE DEVIL IN URÉ

Abstract

In 2008, the former Palenque of San José de Uré affirmed, by means of a referendum, its desire and will before the dispute, to become the 29th municipality of the department of Córdoba in the Colombian Caribbean region, which implied the redelimitation of the territory. With this, Uré would receive millionaire royalties resources for the exploitation of ferronickel advanced by the multinational BHP BILLITON, owner of the Cerromatoso mine. In the middle of the tensions derived from the territorial reorganization process, the political reconfiguration and the fear founded by the violent action by groups outside the law, the Mediation Laboratory Creation URÉDOS_relacional promoted by the Ministry of Culture took place. In this way, how the uresana community (Community from Uré) found, through the mobility of the body, a cultural mediation as a form of pacifist empowerment to resist the tensions, in the midst of expressions of violence, of social and economic inequalities of the time will be related.

Keywords: Exordio; Pacifist Empowerment; Mediation; Imperfect peace.

1 Texto iniciado en 2009, en el marco de las asignaturas Antropología y Desarrollo y Teorías Culturales, de la Maestría Desarrollo y Cultura de la Universidad Tecnológica de Bolívar, y retomado en 2017, seleccionado como ponencia en el IV Encuentro Nacional de Investigación en Danza, organizado por la Red de Investigación Cuerpo, Danza y Movimiento y la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

INTRODUCCIÓN

Este artículo, basado en fuentes secundarias (notas periodísticas) y testimonios de participantes, relata las tensiones vividas en 2008 entre la comunidad de San José de Uré y el municipio de Montelibano, al sur del departamento de Córdoba, por la disputa territorial sobre la soberanía de la mina de Cerromatoso y el usufructo de los recursos de regalía, coexistiendo con episodios de violencia que giraron en torno de una experiencia de paz y mediación cultural, la que de un modo creativo resaltó la capacidad de la comunidad para resistir a los embates de entonces.

Se inicia presentando el escenario previo a la mediación cultural en torno al referéndum promovido por la comunidad para convertirse en municipio, y los esfuerzos de Montelibano por desbaratar tal aspiración, a la par de los procesos de etno-desarrollo uresanos y de promoción de la cultura, dando pie a las actividades de reconocimiento y de mediación cultural activadas por el proyecto UREDOS_relacional con la participación de la comunidad. Luego, en el subtítulo “El diablo anda suelto”, se explica el proceso de creación de la puesta en escena titulada Exordio que, como consecuencia de la masacre ocurrida en el pueblo durante el tiempo de su creación, funcionó como motivación para resistir y superar el miedo, sin perder de vista las demás tensiones que en simultánea la comunidad experimentaba, vista como una expresión de empoderamiento pacifista (Muñoz, 2001).

Como conclusiones, se revisan las implicaciones de esta expresión de empoderamiento pacifista a la luz del paradigma el Desarrollo Humano (Cultura y Desarrollo), teniendo en cuenta tanto la mirada de las industrias culturales como por su capacidad para sostener el sentido de identidad de una comunidad que atiende múltiples coyunturas.

El presente artículo es un producto de nuevo conocimiento del proyecto UREDOS_relacional 2008, laboratorio de mediación y creación promovido por el Programa Laboratorios de Investigación Creación del Ministerio de Cultura de Colombia, con el respaldo del Museo de Arte Moderno de Barranquilla.

Referéndum

San José de Uré, antiguo palenque cuyo nombre de origen Embera Katío significa “Agua brava”, en 2008 pasó de pertenecer al municipio de Montelíbano como corregimiento, a convertirse en el municipio cordobés número 29, debido en gran medida al protagonismo de la comunidad local, al afirmar de manera colectiva, por medio de un referéndum2, su deseo y voluntad ante el contencioso.

2 En Uré la comunidad salió a votar por el sí y eso permitirá que se segreguen del municipio de Montelíbano y perciban regalías de la explotación del níquel. El potencial era de 3090 personas y se necesitaban cerca de 900 votos para cumplir el requisito exigido por la ley. El nuevo municipio de Uré queda conformado por las veredas Viera Abajo, Dorada, Versalles, Flechas y Bocas de Uré. Ambos casos se rigen en la ley 636, artículo 45 que advierte que se necesita una cuarta parte de los ciudadanos que conforman el censo electoral que estén dispuestos a apoyar la iniciativa. (El Universal – Montería, 2008).

Afiche promotor del referéndum

Imagen 1. Afiche promotor del referéndum.

Foto: Manuel Zúñiga. 2008

Por hacer parte de un sistema político y económico más generoso, los dividendos que no recibía de Montelíbano, el más rico de Córdoba, que contaba con millonarios recursos por concepto de las regalías del ferroníquel, entraría a ser compartido. Por ejemplo, a Montelíbano, solo en el primer semestre de 2007, le fueron girados de la Agencia Nacional de Hidrocarburos - ANH, la suma de 40 mil millones de pesos, 5 mil millones más de lo que recibe todo el departamento en un año ($35 mil millones). Sin embargo, a Uré no le sirvió de nada ser hijo de un papá millonario. En ese entonces Uré contaba con una población de 18 mil personas, entre comunidad indígena de origen Embera Katío, afrodescendientes y colonos de origen antioqueño, sin servicio de acueducto, gas ni servicios de salud, entre otras deficiencias sociales a pesar de contar con sus propios profesionales como abogados, licenciados, médicos, administradores, contadores, gestores y artistas con capacidades de dirigir los destinos desde los entes territoriales.

Inequidad e ineficiencia sobre el uso del dinero que mensualmente gira la ANH a Montelibano quedaron expuestos gracias a la sorpresiva iniciativa del hasta entonces inofensivo palenque, que en actitud desafiante dejó ver con argumentos3 como la tierra que usufructúa la empresa multinacional BHP Billiton, real dueño de la mina de níquel de Cerromatoso, hacia parte de su territorio y no de Montelíbano, como siempre se creyó, y por lo cual reclamaron como suyas las futuras transferencias de regalías las cuales, en el primer trimestre de 2008, representaron para este último $21.571 millones de pesos.

3 Voceros del nuevo municipio sostienen que la organización político-administrativa que les dio la Asamblea establece que el corregimiento Bocas de Uré, donde está el filón niquelero, forma parte de su territorio y quedó por fuera de Montelíbano. Luis Jacobo Otero, fiscal de la junta Pro Municipio de San José de Uré, explica que la Asamblea aprobó 4592 hectáreas para su municipalidad, que parten del límite Bocas de Uré como punto de referencia en la zona norte. Para sustentarlo muestra un acta de verificación de los deslindes entre los dos municipios, hecha por funcionarios del Ministerio del Interior, del Instituto Geográfico Agustín Codazzi y por representantes de Uré y Montelíbano. “Con base en este argumento consideramos que desde el pasado 25 de mayo, cuando se inició la vida jurídica de nuestro municipio, tenemos derecho a los recursos por regalías en Cerromatoso”, precisó Jacobo. Los tres candidatos a la alcaldía de Uré, Leovigildo Vivanco, Bladimir Londoño y Gilberto Furnieles, quienes se enfrentarán en las urnas el 14 de septiembre, coinciden en que la mina de ferroníquel quedó en su territorio y consideran que sus tributos servirán como motor de desarrollo al nuevo municipio. Pero, la suerte del nuevo municipio está en manos de la Asamblea de Córdoba. Prospere o no la demanda del Alcalde, la diputada Ana Luz Anaya ya presentó un proyecto de ordenanza para que se eche atrás el trazado de límites y que la mina vuelva a manos de Montelíbano. (El Tiempo Caribe, 2008).

Vale mencionar que el ferroníquel que explota la empresa Cerromatoso y las millonarias transferencias que esta genera, fue el principal soporte financiero y tabla de salvación de Montelíbano en los últimos 26 años. Por esta razón, los montelibaneses no estuvieron dispuestos a dejarse quitar ‘la gallina de los huevos de oro’, y su alcalde, Edinson Rangel, interpuso una demanda en la Asamblea buscando revocar la ordenanza que estableció los límites y le dio vida jurídica al nuevo municipio. Según Rangel, el proyecto presentado a los diputados en el 2006 para segregar a San José de Uré de Montelíbano, tiene serios vicios de ilegalidad. Una de las supuestas anomalías a las que se refirió el mandatario es el censo presentado por el comité Pro Municipio, en el cual se afirma que la localidad tiene 18.000 habitantes. Según el funcionario, la cifra no concuerda con la de Montelíbano, que reseña a San José de Uré con unos 8.000 pobladores (El Tiempo Caribe, 2008).

Vemos como no son solo los efectos indeseables que vienen de la implementación de políticas propias de enclave: poca articulación con el entorno y sus procesos económicos, levantamiento de barreras, físicas, económicas y culturales para su existencia, por citar algunas, las que restringen la consolidación de condiciones básicas para el desarrollo sostenible en poblaciones con aspiraciones de alcanzarlo, como es el caso de San José de Uré, en su contra también conspiran estructuras políticas enfrascadas en luchas burocráticas, recurriendo a la ley para mantener monopolios a partir de intereses particulares sobre los generales, como veremos.

Cruzada jurídica y social

Con la convicción de que para crear un nuevo municipio no se puede desvertebrar al que le está cediendo su territorio, Montelíbano dio la pelea en el tema de la redelimitación de San José de Uré (El Meridiano, 2008). Este argumento se mencionó en la nota de la prensa, acompañada de la sentencia de “iniciar una cruzada jurídica y social” (Ver imagen 2) para defender la ubicación de la mina, la cual advierte y legitima el uso de estrategias de poder por parte del gobierno de Montelíbano, en una obvia situación de desigualdad respecto a Uré, y que en la práctica se tradujo en múltiples y no informadas restricciones: demoras en el pago de nómina a docentes, poco interés en restablecer las señales de radio de emisoras locales y constantes racionamientos de energía eléctrica y agua, ya que las mismas redes de Montelíbano son las que abastecían a los “insurrectos hermanos de Uré”4. En las pesquisas adelantadas para este artículo sorprende verificar que no se encontraron noticias que ocuparan primera plana, por lo menos en medios impresos, con opiniones de uresanos respecto al conflicto con Montelibano.

4 Los efectos de la cruzada de Montelíbano que allí se anotan, parten de testimonios brindados en conversaciones casuales desarrolladas durante la visita al municipio de Uré, el 15 de agosto de 2008, en ocasión de la apertura del Laboratorio de Mediación Creación UREDOS relacional, programa del Ministerio de Cultura y Maldeojo.

A pesar de la implementación de estas estrategias de poder durante 2007 y 2008 -en pleno proceso de redelimitación- la comunidad continuó realizando sus propias dinámicas socioculturales enmarcadas por un interés de auto reconocimiento afro5, iniciadas en 1999 por parte del Equipo de Docentes Etnoeducadores del Centro Docente Mixto de Uré, quienes configuraron e implementación el Proyecto Educativo Institucional - PEI en Etnoeducación, mereciendo el premio “Educación en comunidades negras o afrocolombianas” con el PEI etnoeducativo significativo del Ministerio de Educación, y del primer puesto en el premio Plan Maestros de la Fundación San Isidro, Montelíbano 2001, y el reconocimiento a los ancianos del pueblo como Maestros del Saber Ancestral y su vinculación al colegio del corregimiento como contadores de historia, obteniendo así un sueldo mensual, seguridad y prestaciones sociales.

5 El corregimiento de Uré, que se caracteriza por poseer una gran biodiversidad, se encuentra ubicado en el extremo sur del municipio de Montelíbano. El casco urbano tiene una población de 3476 habitantes. La zona rural posee 16 veredas y 3 cabildos indígenas, con un total de 3419 habitantes, entre ellos, 74 familias de desplazados. María Yovadis Londoño, tomado de Memorias del I Foro Nacional de Etnoeducación Afrocolombiana. Ministerio de Educación Nacional. 2004.

Nota de prensa de El Meridiano, del viernes 22 de agosto de 2008.

Imagen 2. Nota de prensa de El Meridiano, del viernes 22 de agosto de 2008.

Continuando en esta línea de trabajo de auto reconocimiento cultural, con el apoyo del Ministerio de Cultura y Maldeojo6, llega en 2008 al departamento de Córdoba el Laboratorio de Mediación Creación UREDOS_ relacional7, dando continuidad al trabajo adelantado en 2007 por el artista monteriano Cristo Hoyos, artista comisionado por la curaduría Maldeojo del doceavo Salón Regional de Artistas Región Caribe con el proyecto URÉ- ASEGURANZA.

6.MALDEOJO se planteó como una estrategia de “reconocimiento y generación dinámica” de procesos creativos formales, no formales e informales que contribuyeran en la construcción de una lectura de campo que evidenciara las distintas manifestaciones culturales y plásticas que surgían en la región Caribe, hareconocimiento ciéndolos pertinentes y necesarios. Grupo MALDEOJO: Eduardo Hernández, Rafael Ortiz, Manuel Zúñiga, Carole Ventura y Adriana Echeverría.

7 UREDOS_relacional es una estrategia creativa que proporcionar herramientas teóricas y prácticas para que incidan en los propios procesos creativos de las comunidades participantes, tanto en Uré como epicentro, y Montería como perímetro, orientadas a propiciar relaciones y experiencias significativas sin perder de vista el horizonte cultural de estas geografías. Proyecto formulado y ejecutado en 2008 por Manuel Zúñiga, artista investigador y curador.

FRENTE URÉ _epicentro fue el capítulo del laboratorio del departamento de Córdoba en Uré. Fue pensado como una posibilidad creativa y dinamizadora desde la perspectiva de quien pretende activar procesos que movilicen preocupaciones de tipo político y cultural, que contó con el trabajo mediador de Nemesio Berrío, bailarín contemporáneo y pedagogo. Consistió en propiciar encuentros de saberes con la pretensión de ponerlos en contexto y configurar desde el contagio iniciativas colectivas espontáneas capaces de movilizar el cuerpo desde su riqueza sincrética, midiendo el pulso de quienes han decidido expandir sus fronteras y abrirse a lo nuevo.

A propósito del destino de los recursos de las regalías, de las inicitativas educativas y culturales expuestas, ninguna hasta entonces contó con el apoyo económico o logístico de Cerromatoso, evidenciándose una distancia entre la realidad de Uré y sus necesidades con las de la mina. Esta distancia, propia de sistemas de enclave, fungió como catalizador de muchos de los problemas que hasta ese entonces padecieron los uresanos, cuando la distribución de los recursos se establece por fuera de reales prioridades, además de la “cruzada” anunciada públicamente por el alcalde de Montelíbano para someter al pueblo que no comparte su visión.

El diablo anda suelto

Es claro que con la nueva delimitación territorial y con ello, la reorientación de los recursos de regalías, San José de Uré buscó contar con los recursos económicos para mejorar sus condiciones de vida, mientras tanto, su relación con la mina transcurría en medio de cierta indiferencia, siendo más evidentes las tensiones con Montelíbano, a pesar de la vecindad territorial con Cerro Matoso.

En relación con las manifestaciones culturales de Uré, se destaca la fiesta de San José de Uré que cada año reúne a miles de personas, también se celebra la Semana Santa, el Corpus Christi, la fiesta de San Isidro y en particular la “Danza del diablo, guevas y cucambas” que se realiza durante el mes de julio, en el Corpus Christi, y que según cuentan los lugareños surgió como mecanismo de resistencia desde la religiosidad afro para atemorizar a los esclavistas en la época de la colonia, una forma de protección ante posibles atropellos aprovechando la afincada idea de la existencia del mal en los occidentales, concepto que no existía en las religiones africanas. Para su práctica, los pobladores se visten de rojo y de manera jocosa se cuelan en la iglesia, escondiéndose detrás de los santos. También, durante la celebración, danzantes encapuchados beben y se llevan consigo a muchachas que se asumen vírgenes y que encuentran en medio del desfile, las cuales deben ser rescatadas por alguien que se presente con una botella de ron en mano, para contribuir a la continuidad del festejo de los diablos (Zúñiga, 2008). Por esto, algunos lugareños durante las festividades encierran a sus hijas adolescentes en sus casas, al asociar la danza con el descubrimiento de amores secretos y posibles paternidades irresponsables.

A propósito, esta manifestación cultural, con la llegada del laboratorio UREDOS_relacional en octubre de 2008, adquirió un tono de crítica ante las circunstancias de inestabilidad política y económica, luego que Nemesio Berrío, niños, jóvenes y ancianos (maestros ancestrales) participantes del laboratorio, conversaran sobre la movilidad del cuerpo como posibilidad de expresión puestas al servicio de situaciones que les preocuparan.

Se acordó que la Danza del Diablo contaba con suficientes elementos sociales y culturales de interés como para incluirles nuevos elementos de forma y significado, recreándola en una presentación in situ al cierre del laboratorio en diciembre de 2008 que nombraron Exordio. De ese modo iniciaron las sesiones de creación, entre ejercicios de improvisación y ensayos que se extendieron hasta muy entradas las noches, tiempo que se aprovechaba también para la confección del vestuario y la definición de la campaña de expectativa con el diseño de carteles con frases inquietantes como Venimos por las vírgenes, a partir de lo que se mencionó ocurre durante la Danza del Diablo, los cuales se instalaron de manera clandestina en establecimientos públicos del municipio.

Imagen 3. Collage con registros de las maestras ancestrales, jóvenes y niños participantes del Laboratorio.

Imagen 3. Collage con registros de las maestras ancestrales, jóvenes y niños participantes del Laboratorio.

Foto: Manuel Zúñiga. 2008

Simultáneamente a esto, Uré se convirtió en noticia nacional: A 200 metros de la estación de Policía del municipio, en la discoteca ‘Mi rumba show’, y a solo tres casas de distancia del lugar donde se hospedaba Nemesio, sucedió una masacre: “Cuatro presuntos desmovilizados del bloque Mineros de las extintas autodefensas oriundas de los municipios de Tarazá y La Caucana en Antioquia, y La Dorada (Caldas), fueron asesinados por pistoleros que llegaron disparando a la una de la madrugada del domingo. Los hechos serían un nuevo episodio en la cruenta guerra que libran las bandas ‘Los Paisas’ y la de Daniel Rendón Herrera, ‘Don Mario’, por el control del narcotráfico en esa región” (El Tiempo, 2008). Las calles de San José de Uré permanecían desoladas y los pocos transeúntes se abstenían de comentar el caso por temor a posibles retaliaciones. Los padres de los niños, los jóvenes y ancianos participantes dejaron de asistir, y Nemesio temió por el fracaso del proyecto.

Exordio: Tierra roja

Qué hacer para sobreponerse ante la adversidad? Luego de demostraciones de beligerancia histórica (cimarronaje, palenque y referéndum) ¿Funcionaría volver a invocar al diablo para atemorizar a los enemigos como estrategia de resistencia cultural y arma política para subvertir las relaciones de terror-poder? Con esto en mente Nemesio se armó de valor y decidió visitar a todos y a cada uno de los participantes en sus casas, negocios y lugares de estudios. Sobre la base del respeto y escuchando todo tipo de razones a favor y en contra, sucedió lo improbable; a pesar del temor y a solo un par de días de la masacre, los participantes del laboratorio se armaron de valor y volvieron a reunirse y a practicar, usando esta adversidad como motivo y la Danza del Diablo como herramienta de comunicación: el diablo y su danza continuaron, ahora un poco más cautelosos, caminado en grupo. Subvertir los efectos de terror por medio del arte y la cultura se constituyó en otro de los logros importantes en la dinámica de construcción del uresano contemporáneo, inmerso en tensiones geopolíticas y culturales asociadas a roles de género estereotipados.

Para el investigador para la paz Francisco Muñoz (2001), cuando una práctica humana es capaz de enlazar la paz y la violencia, se le considera una expresión de mediación, una que está o existe en medio de dos extremos. Una práctica cultural como mediación para el caso de la Danza del Diablo, se sitúa y existe en medio de tensiones violentas y geopolíticas que, desde su medianidad, “(…) terminan por influir en el transcurso de los acontecimientos, el discurrir de los hechos depende en gran medida de todo este tipo de mediaciones” (Muñoz, 2001, p. 16).

La influencia en los acontecimientos de esta mediación se interpreta en el hecho de no haber sucumbido ante el miedo por el accionar de los violentos a razón de la masacre, pudiendo haberse quedado escondidos, prisioneros, en sus casas, ni ante la “cruzada” de algunos políticos de Montelíbano, actuando de forma violenta, distinta de la vía del referéndum, en una respuesta pacífica, al menos desde lo que Muñoz (2001) propone como empoderamiento pacifista, una modalidad de paz imperfecta8, como la única forma en que los sujetos pueden transformar su realidad desigual, actuando con un tipo poder que se basa en el reconocimiento de sus realidades y prácticas, que acuerdan (sus actores) promocionar la paz frente a la violencia.

8 El término “paz imperfecta” rebasa el antagonismo entre paz y guerra, el bien y el mal; al aceptar que existe un sinfín de situaciones intermedias sujetas a diversas dinámicas. (Comins, 2002, p. 324).

Podríamos decir que se trata de una consecuencia topológica, en cuanto, ubicaciones, espacios y representaciones concretas de las que hemos llamado dialécticas abiertas. Éstas, tal como apuntábamos antes, nos facilitan encontrar entes y prácticas humanos que enlazan la paz y la violencia, son precursores en muchas ocasiones de la violencia pero en otras son obstáculo de ella y estimulan la paz, (Muñoz, 2011, p. 16).

Imagen 4. Exordio y la danza de “El sacrificio”, en la plaza principal de San José de Uré.

Imagen 4. Exordio y la danza de “El sacrificio”, en la plaza principal de San José de Uré.

Foto: Manuel Zúñiga. 2008

Así, el miércoles 17 de diciembre de 2008, en frente a la iglesia de San José de Uré, en la plaza principal del municipio, tuvo lugar Exordio, evento público que presentó los procesos y productos del laboratorio. Dos actos lo caracterizaron: una caminata de participantes y del público por las calles principales de Uré, retornando a la plaza. Durante la corta ausencia, la plaza principal se tapizó con tierra roja, construyendo una superficie para la danza final de “El sacrificio”9, segundo acto. La tierra roja, rica en níquel y hierro, presente en todo el territorio uresano, a la vista en patios y cultivos locales, para la danza guardó un significado relacionado con los orígenes ancestrales de ultramar, tierra que terminó tiñendo de rojo los cuerpos de los jóvenes bailarines, la misma tierra por la que unos pocos continúan haciéndose multimillonarios.

9 Otros ajustes conceptuales y de tipo investigativo que se usaron en el laboratorio para efectos de experimentación tiene que ver con la música. Se trabajó con base en el concepto de la composición musical creada por el compositor ruso Igor Stravinski para los ballets rusos de Sergei Diágilev, La consagración de la primavera. La composición tiene dos partes: La adoración de la tierra y el sacrificio. Ella describe la historia, sucedía que en la Rusia antigua, del rapto y sacrificio pagano de una doncella al inicio de la primavera, que debía bailar hasta su muerte a fin de obtener la benevolencia de los dioses al comienzo de la nueva estación. Para ello, se sirve de imágenes musicales de gran plasticidad, evocando escenas primitivas en cuanto a diversos ámbitos de la vida, escenas de creación... podría resumirse como una vuelta a los orígenes del hombre como mejor método para su comprensión

Cerro Matoso no tiene como conocer el vínculo de Uré con la tierra y con el territorio. Si bien Uré no es tan solo un palenque (es también un reducto embera) el usufructo al que se somete este elemento no se compadece con el tratamiento que reciben quienes la reconocen y valoran como parte de su identidad y prácticas culturales.

Respecto al diseño y contenido de los carteles de expectativa (ver imagen 5), algunos pobladores, por mera coincidencia, los asociaron con los hechos de sangre recientes y por ello temieron que se tratara de una inminente incursión guerrillera, paramilitar o de delincuencia común, o una advertencia a la población objeto de esta posible agresión: niñas y adolescentes vírgenes, surgiendo la pregunta colectiva sobre qué jovencitas aún lo son. Ante ello, algunos padres decidieron mandar a sus hijas a vivir (por unos días) con familiares a Montelíbano, en caso de que vinieran por ellas. Durante Exordio se aclaró el malentendido, estableciendo la conexión con el evento y el contenido de los carteles, episodio que sin duda influyó en la movilización de la comunidad, en la protección sobre sus mujeres.

Imagen 5. Diseño y contenido de uno de los carteles de la campaña de expectativa de Exordio en San José de Uré.

Imagen 5. Diseño y contenido de uno de los carteles de la campaña de expectativa de Exordio en San José de Uré.

Foto: Nemesio Berrío. 2008

Visiónes de paz y desarrollo: a modo de conclusión

Y al final, ¿en manos de quien quedo la mina? Pues en Montelíbano, gracias a que la mayoría de la Asamblea de Córdoba determinó la conveniencia de redelimitar los linderos de Uré, contradiciendo a Planeación Nacional, para que Cerro Matoso continuara con ellos y les garantizar las regalías de siempre10. ¿Y qué opinó BHP Billiton? Resultó sorprendente su silencio, más aún cuando en abril de 2008, la Procuraduría General de la Nación elevó pliego de cargos contra el exalcalde de ese municipio, Moisés Náder Restrepo y su exsecretario de Hacienda y actual alcalde, Edinson Rangel Aguas, ambos acusados de haber utilizado $1.376.481.981 millones de pesos producto de las transferencias de los años 2004 y 2005 para el pago de nóminas de funcionarios de la Alcaldía11, afectando las inversiones en salud, educación y servicios públicos para los cuales deben ser destinados esos dineros, según la ley.

10 Al respecto, en la edición impresa del sábado 6 de septiembre de 2008 del periódico local El Meridiano de Córdoba, en la sección 3A, publicó la noticia: APROBADO, Mina se queda en Montelíbano. Montería. La Asamblea de Córdoba aprobó ayer en tercer debate la aclaración de los límites de San José de Uré y definitivamente Montelíbano se quedó con la mina de Cerro Matoso. El Alcalde Edinson Rangel Aguas dijo que se cumplió el objetivo que tenía el municipio: conservar la mina de níquel en su territorio. “En ningún momento nuestra pelea es con los uresanos, porque a ellos siempre les vamos a respetar su multiculturalidad, lo que ocurre es que nosotros seguimos pagando el costo social de ser un municipio al que llegan muchos desplazados y sin la mina de Cerro Matoso, Montelíbano es inviable”, señaló el mandatario. (El Meridiano de Córdoba, 2008).

11 Falta de transparencia en administración de las regalías en Montelíbano, Córdoba. (El Tiempo Caribe, 2009).

Sin que ningún municipio de Córdoba beneficiario de regalías escape a irregularidades en el manejo de esos recursos, Montelíbano, dueño de los yacimientos de níquel más grandes de Colombia y que eran explotados desde hace 25 años por la empresa Cerro Matoso, registra el mayor número de escándalos por la falta de transparencia en el manejo, aplicación, contratación y cumplimiento de las obras a las cuales son destinados los dineros. Esas malas prácticas llevaron a que la Dirección Nacional de Planeación (DNP) en 2009, ordenara la suspensión de los giros que a la fecha superan los 20 mil millones de pesos.

Es claro que, a la luz de las aspiraciones que Muñoz (2001) considera es el alcance de una mediación como ejercicio de empoderamiento de paz en escenarios de tensión como el experimentado en 2008 por San José de Uré, respecto a la posibilidad de influir en el trascurrir de los acontecimientos, esta se situó al nivel de la comunidad y sobre su estado de ánimo, como un modo de asumir “estoicamente” decisiones adversas como la territorial, que los sobrepasó, y desde lo simbólico, como respuesta a los hechos de sangre que amenazó con echar abajo la puesta en escena de Exordio.

Imagen 6. Primera plana del diario El Meridiano de Córdoba, del 6 de septiembre de 2008.

Imagen 6. Primera plana del diario El Meridiano de Córdoba, del 6 de septiembre de 2008.

En ese sentido, Exordio, como mediación cultural, contribuyó a reafirmar el sentido de identidad del uresano, que sin dejar de relacionarse con las realidades adversas y violentas, recuperó y revitalizó una práctica cultural, cargándola de mayores sentidos amparados en la beligerancia y la resistencia, incorporando creativamente el malestar convertido en una forma de regulación pacífica de frustraciones, gracias al uso de una violencia contra el esclavizador que propuso la Danza del Diablo, en catalizador de las situaciones adversas presentes.

Ahora, cuando grupos políticos deciden redefinir linderos y castigar a una población que los desafía por su deseo de mejorar su condición económica y de seguridad, sin duda los segundos contarían con elementos, en principio emocionales, para querer reaccionar del mismo modo contra los primeros. Si bien la tesis de paz imperfecta de Muñoz (2001) reconoce que la paz no es la ausencia de violencia, obrar de forma violenta implica llegar a sentirse y/o estar derrotados, afectando la moral de las personas.

Si se presume que existe una relación de correspondencia entre los recursos de regalías, administrados por los entes territoriales, con el progreso y bienestar de los territorios, ¿estaríamos abocados a acudir a las vías de hecho con tal de garantizar los recursos? ¿Es posible determinar niveles de afectación moral que justifique actuar en ese sentido? En el caso de la comunidad de San José de Uré y con ocasión de Exordio, la respuesta no violenta -y por ende pacífico- atendió primero la moral con las personas que a los hechos externos, de tal modo que la cultura y lo simbólico disiparan la sensación de la aparente derrota convirtiéndola en fiesta y coraje.

Consideramos que este tipo de expresiones (o mediaciones) en un escenario de paz imperfecta como el descrito, requieren de un modelo de desarrollo social para desplegarse, uno capaz de atender tanto la diversidad cultural como las carencias de comunidades históricamente marginadas, uno que por fortuna San José de Uré ya viene implementándolo, el etnodesarrollo, en donde la misma comunidad entra a definir el orden deseado e incorpora sus propios interés sin que los afecte o comprometa los recursos culturales propios.

Pensamos que la capacidad de la comunidad de Uré para sobreponerse a la adversidad, como participantes del Laboratorio UREDOS_relacional, contó con unos elementos, previos, intangibles que lo hicieron posible, entre ellos una mentalidad que cuestionaba la idea paternalista de operar de Montelíbano, en especial respecto al uso de los recursos de regalías, y en decisiones como la de convertirse en municipio para así poder realizar el futuro que merecen, en una relación de autoridad con Cerro Matoso, cuyas regalías alcanzarían el destino deseado.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

BENÍTEZ Tuirán, R., & Benítez Quintero, O. (Sábado 6 de septiembre de 2008). APROBADO. Mina se queda en Montelíbano. El Meridiano de Córdoba, p. 3A.

COMINS, I. (2002). Reseña de “La paz imperfecta” de Francisco A. Muñoz (ed.). Convergencia. Revista de Ciencias Sociales, 9 (29), 321-336.

GUDILFREDO Avendaño M. (10 de noviembre de 2008). Investigan posible negligencia policial en masacre de San José de Uré (Córdoba). El Tiempo. Recuperado el 12 de agosto de 2009, de http://www.eltiempo.com/colombia/caribe/investigan-posible-negligencia-policial-en-masacre-de-sanjose-de-ure-cordoba_4656943-1

GUDILFREDO Avendaño M. (27 de agosto de 2008). Regalías de ferroníquel son disputadas por los municipios de Montelíbano y San José de Uré (Córdoba). El Tiempo, Montelíbano (Córdoba). Recuperado el 12 de agosto de 2009, de http://www.eltiempo.com/colombia/caribe/2008-08-28/regalias-de-ferroniquel-son-disputadas-por-los-municipios-de-montelibano-y-san-jose-de-urecordoba_4470950-1

GUDILFREDO Avendaño M. (27 de mayo de 2009). Falta de transparencia en administración de las regalías en Montelíbano, Córdoba. El Tiempo. Recuperado el 12 de agosto de 2009, de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-5289396

LONDOÑO, M. (2004). Centro Docente Mixto de Uré. Panel Etnoeducación Afrocolombiana y Diversidad Regional. Memorias del I Foro Nacional de Etnoeducación Afrocolombiana. (pp. 106-110). Ministerio de Educación Nacional.

MUÑOZ, F., (2001). La paz imperfecta. En Muñoz, F., (ed.). La paz imperfecta (pp. 317). España: Universidad de Granada. Recuperado el 10 de abril de 2018, de http://www.ugr.es/~fmunoz/documentos/pimunozespa%C3%B1ol.pdf

ZÚÑIGA, M. (2009). UREDOS relacional. Cartagena de Indias: Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo –AECID y Ministerio de Cultura de Colombia.

ZÚÑIGA, M. (2009, agosto 18). Exordio: acierto asimétrico. [Documento desarrollado en el marco de la maestría en Desarrollo y Cultura]. Cartagena: Universidad Tecnológica de Bolívar. Copia en poder de Manuel Zúñiga.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.