La convivencia como problema filosófico

Nayib Abdala Ripoll



Resumen

En Colombia se empezó a hablar de la convivencia como problema para superar la confusión politíco-religiosa que se vivió en el país desde el siglo XIX, y que configuró una sociedad polarizada en la que prevalecía la intolerancia entre sus habitantes. Por esta razón, se buscaba la construcción de una ética cívica, es decir, de los colombianos no en tanto católicos o ateos, sino simplemente en cuanto ciudadanos. A partir de ese momento, se entiende a la convivencia como un conjunto de relaciones entre las personas, establecidas no por ser familiares, vecinos o amigos, sino por el hecho de ser ciudadanos. Es allí donde planteamos la pregunta por el fundamento de las normas que deben regir la vida en común; pero, ¿quién crea dichas normas? He allí la dramática relación entre ética y política. Ahora bien, debido a la influencia que ha tenido el liberalismo político europeo en Colombia, la convivencia ha sido entendida como mera coexistencia. Tal influencia ignora que el ciudadano no sólo es un ser autónomo, sino también un ser de necesidades y un ser vulnerable. La vulnerabilidad humana, en este caso, es crucial para entender el problema de la convivencia.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.