Habitar el mundo y hacer la historia: ¿una tarea para héroes?

Rocío Orsi



Resumen

Tradicionalmente, y es una de las señas más célebres de la filosofía de la historia romántica, se ha considerado que la Historia es a un tiempo el escenario y la obra de los grandes hombres. Sin embargo, no todos los hombres -por libres que fueran- han sido vistos como agentes de la historia, al menos no de la historia universal: los llamados “hombres históricos, los individuos de la historia universal”, son para Hegel aquellos en cuyos fines mora el elemento general que contiene la Idea motriz de la Historia. Esos grandes hombres cumplen una misión: favorecer la aparición de una nueva fase, un nuevo “tiempo histórico”. Reconocida la grandeza de su figura, el héroe se encuentra a salvo del juicio, fuera de la eticidad: no en vano, su deber es romper con la eticidad vigente.  Es verdad que el gran hombre se mueve, y es una astucia de la razón, por sus propios intereses y sus vehementes pasiones; pero la Idea general que realiza su lucha se mantiene incólume. Los héroes, los grandes hombres, son entonces aquellos que construyen el tiempo, ese tiempo cuya aprehensión en conceptos, cuya congelación conceptual en definitiva es, como sabemos, la tarea posterior de la filosofía.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.