Los guardianes de los signos en la antigüedad: el Dios, el héroe, el adivino, el médico y el pontifex

Henar Lanza



Resumen

Partiendo de la definición de “signo” como aquello que provoca una inferencia lógica, llamaremos “guardianes de los signos” a las figuras que detentan el poder semiótico de determinar el significado de los signos, esto es, las que dictan qué inferencia o reenvío debe provocar cada signo, en qué dirección debe ir el pensamiento. Mostraremos cómo en la Antigüedad esa función fue monopolizada, en Grecia, por el dios, el héroe, el adivino y el médico, y en Roma por el pontifex. El dios como dador de signos, el héroe y el adivino como sus exégetas, el médico como intérprete de los síntomas de enfermedad del cuerpo y el pontifex como autoridad político-religiosa asociada al puente, construcción sacrílega que rompe la continuidad de la civitas romana. Finalizaremos con algunos ejemplos de reacciones al poder del pontifex en la actualidad.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.